Llegó el verano: como afrontar el estudio

Jun 21, 2022

imagen sobre los trabajos de verano para estudiantesLo cierto es que no es necesario consultar ninguna ley para saber que, con 35 grados a la sombra, es difícil estudiar. Al calor y la sensación de apatía y bochorno se suman otras circunstancias: es el tiempo de las vacaciones, de los días largos y, cómo no, del ocio.  Todo parece conspirar para que tus horas de estudio resulten tan intensas y largas como trabajos de verano para estudiantes. Al final, le dedicas el tiempo que puedes, pero es como un trabajo. Mientras intentas aprenderte los artículos de la Constitución o los procedimientos administrativos, recibes noticias de los viajes de tus amigos. Playas, ciudades extranjeras, ruinas en cumbres de montañas perdidas. ¿Cómo es posible estudiar así? Prepararte para una oposición parece un castigo. Pero hay que estudiar, debemos encontrar la mejor manera de sobrellevarlo. Ya sea en verano, en otoño, en primavera o en invierno.

Recuerda que llegará el tiempo en que seas tú quien se vaya de vacaciones, llegará tu momento de sonreír.

Y si hay algo que tenemos claro en Gurú Oposiciones es la necesidad de transmitir ilusión, actitud, voluntad y perseverancia y, en estos días en los que el calor aprieta y con la llegada oficial del verano, te contamos algunos consejos para preparar tu oposición con una dosis de motivación.

 

El estudio como los trabajos de verano para estudiantes: cómo sobrellevar esta época del año

 

      • Evita el calor: parece imposible, pero hay maneras de hacerlo y hay que intentarlo. Busca el espacio más fresco del hogar y haz de él tu nuevo rincón de estudio. Enciende el aire acondicionado, si lo tienes, y aprovecha las horas del día menos calurosas: la noche, el amanecer. Quizá tengas que cambiar tu planificación de horas de estudio, pero tómalo como un nuevo reto, una nueva oportunidad, un cambio de aires.

 

      • Come ligero: huye de las comidas y las bebidas que dejen sensación de pesadez y sopor. No hay sensación más aplastante que la que produce una digestión larga. El cuerpo necesita mucha energía para digerir las comidas y las bebidas fuertes, energía que “robamos” a nuestro estudio.

 

      • Descansa más que en invierno: duerme más. Es un hecho probado que el calor agota. En verano son necesarias más horas de sueño para rendir lo mismo que en invierno. No te sientas culpable o mal por ello. Es la naturaleza del cuerpo y es importante escucharlo. Simplemente, deja un hueco en tu horario para disfrutar de más horas de descanso.

 

      • Refréscate e hidrátate: toma mucha agua fría o bebidas relajantes que te refresquen y te pongan de buen ánimo. Dúchate a menudo. Si dispones de piscina, date un chapuzón de vez en cuando. Hay que huir de esa sensación de sofoco y mantener el cuerpo fresco.

 

      • Motívate: el momento de levantarse y ponerse a estudiar, o de abandonar la piscina o una reunión con amigos para meterse en los libros, sin duda, resulta más duro en verano que en invierno. Recuérdate las razones por las que decidiste preparar una oposición. Refresca tu memoria: piensa en los beneficios que obtendrás, en la estabilidad de tu futuro, en las ventajas de ser funcionario. Intenta asociar las inclemencias de estudiar en verano con los privilegios de los empleados públicos, que pronto serán tus privilegios: vacaciones, excedencias, trienios, permisos, tiempo libre, facilidades para conciliar. Cada vez que las cosas se pongan difíciles, recuérdate por qué haces lo que haces. Elabora un cartel. Ponlo junto a tu cama. Míralo cada día cuando te levantes.

 

imagen de trabajos de verano para estudiantes

 

      • Mantén la concentración: en verano es más fácil perderla, distraerse, pensar en lo que podrías estar haciendo si no tuvieras que estudiar… La concentración consiste en estar aquí y ahora. Es un reto no pensar en el pasado ni en el futuro, silenciar la voz de nuestra cabeza por un rato, librarse de pensamientos innecesarios, limpiarse de temores y añoranzas mientras uno estudia. Pero hay formas de lograrlo. Y la meditación o mindfulness es una de las más eficaces, ya que te relajará, te ayudará a concentrarte y mejorará tu vida en todos los sentidos.

 

      • Libérate de los pensamientos negativos: la culpa y la ansiedad anidan mejor en verano. Quizá se deba a que desde niños, desde la escuela o la educación secundaria, asociamos el estudio en los meses de julio y agosto con haber suspendido una o varias asignaturas. Estudiar en verano, nos dice nuestro inconsciente, significa que no nos esforzamos lo necesario cuando debíamos haberlo hecho. Nos parece un castigo. Aunque sepamos que no es cierto, debemos estar alerta para capturar cualquier mensaje negativo que nuestra mente nos envíe. Debemos desenmascararlo antes de que se instale cómodamente en nuestro sofá y empiece a saquearnos el frigorífico.

 

      • Planifícate muy bien: no dejes huecos muertos. Distraerse, como hemos visto, es mucho más fácil en verano. Se trata de una inercia que debemos evitar, contra la que debemos protegernos. ¿Cómo? Fijando unos objetivos diarios y semanales, y cumpliéndolos. Sabiendo en cada momento qué tema o materia debemos estudiar, estableciendo un horario y respetándolo. Seguir un buen método, como el que ofrecemos en Gurú, puede resultarte de mucha ayuda en este sentido.

 

      • Desconecta: en tu horario debe haber un buen espacio diario para el ocio. En ese rato de disfrute puro, no pienses en tu oposición. Desconéctate. Te servirá para tomar aire y volver al estudio con más fuerza, y evitará que te obsesiones con tu oposición y acabes asociándola con sentimientos dolorosos o molestos. Así pues, ¡ocio! Un tiempo para la indisciplina debe formar parte necesariamente de tu disciplina.

 

Al margen de estos consejos, puedes inventar tus propios trucos para hacer llevadero el estudio en verano. Da un aire festivo y estival a tus sesiones de estudio. Compra una nueva variedad de infusiones para animarte. Establece unas metas a diario y prémiate al final del día con un regalo: un paseo con el aire fresco, un helado o unas horas en familia o con los amigos. Usa la imaginación. Hay mil formas de animar y dar un tono de celebración a tus horas de estudio veraniegas. Disfruta, como si estuvieras de vacaciones.

Sabemos que no es nada fácil estudiar con todos los agentes externos que nos rodean. Pero es posible hacerlo en verano y con calor. Y puede ser muy agradable si encontramos la fórmula perfecta para ello: el estudio online con un método sencillo, pero que te ayuda a planificar tu tiempo, según tus necesidades personales, profesionales o, por ejemplo, con la llegada del tan temido verano.

¡Únete al universo Gurú y descubre todas nuestras prestaciones! Si quieres informarte de todas las novedades, solo tienes que rellenar el siguiente formulario, ¡estaremos encantados de ayudarte!

Te animamos a que comentes por nuestras redes sociales cuáles son tus trucos para estudiar y sobrellevar el calor en esta época.