Ley 39/2006: Ley de Dependencia

 

La Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia sienta las bases que permiten la regulación de unas condiciones básicas que garanticen la igualdad en el ejercicio del derecho subjetivo de la ciudadanía a la promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia mediante la creación del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) con la colaboración y participación de todas las Administraciones Públicas y con la garantía por la Administración General del Estado de un contenido mínimo común de derechos para todos los ciudadanos en cualquier parte del territorio del Estado español.

 

¿Qué es el Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia?

 

Se trata del conjunto de servicios y prestaciones de carácter económico destinados a la promoción de la autonomía personal y a la atención y protección de las personas en situación de dependencia a través de servicios públicos y privados concertados que estén debidamente acreditados, los cuales, sin duda, contribuyen a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos.

El SAAD responderá a una acción coordinada y cooperativa de la Administración General del Estado y las comunidades autónomas que contemplará medidas en todas las áreas que afectan a las personas en situación de dependencia con la participación, en su caso, de las entidades locales.

 

¿Qué derechos y obligaciones tienen las personas en situación de dependencia?

 

Las personas en situación de dependencia tendrán derecho, con independencia del lugar del territorio del Estado español donde residan, a acceder, en condiciones de igualdad, a las prestaciones y servicios previstos en esta ley.

Las personas en situación de dependencia y, en su caso, sus familiares o quienes les representen, así como los centros de asistencia, estarán obligados a suministrar toda la información y datos que les sean requeridos por las Administraciones competentes para la valoración de su grado de dependencia, a comunicar todo tipo de ayudas personalizadas que reciban, a aplicar las prestaciones económicas a las finalidades para las que fueron otorgadas y a cualquier otra obligación prevista en la legislación vigente.

 

¿Quiénes son los titulares de estos derechos?

 

El artículo 5 de esta ley enumera los requisitos que deben cumplirse para poder acceder a las prestaciones y los servicios:

  • Encontrarse en situación de dependencia en algunos de los grados establecidos.
  • Para los menores de tres años, sin perjuicio de los servicios establecidos en los ámbitos educativo y sanitario, el SAAD atenderá las necesidades de ayuda a domicilio y, en su caso, prestaciones económicas vinculadas y para cuidados en el entorno familiar. Además, en el seno del Consejo Territorial del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, se promoverá la adopción de un plan integral de atención para estos menores de tres años en situación de dependencia, en el que se contemplen las medidas que se han de adoptar por las Administraciones Públicas para facilitar la atención temprana y la rehabilitación de sus capacidades físicas, mentales e intelectuales.
  • Residir en territorio español y haberlo hecho durante cinco años, de los cuales dos deberán ser inmediatamente anteriores a la fecha de presentación de la solicitud. Para los menores de cinco años, el período de residencia se exigirá a quien ejerza su guarda y custodia.

 

Las personas que, reuniendo los requisitos anteriores, carezcan de la nacionalidad española se regirán por lo establecido en la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, en los tratados internacionales y en los convenios que se establezcan con el país de origen. Para los menores que carezcan de la nacionalidad española, se estará a lo dispuesto en las leyes del menor vigentes, tanto en el ámbito estatal como en el autonómico, así como en los tratados internacionales.

 

Asimismo, el Gobierno podrá establecer medidas de protección a favor de los españoles no residentes en España y, a su vez, dispondrá, previo acuerdo del Consejo Territorial del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, las condiciones de acceso al SAAD de los emigrantes españoles retornados.

 

¿Cuántos grados de dependencia hay?

 

Hay tres grados para establecer cuál será la situación de dependencia, que detallamos a continuación:

 

  • Grado I: dependencia moderada. Situación en que la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día, o tiene necesidades de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal.
  • Grado II: dependencia severa. Situación en que la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria dos o tres veces al día, pero no quiere el apoyo permanente de un cuidador, o tiene necesidades de apoyo extenso para su autonomía personal.

Grado III: gran dependencia. Situación en que la persona  necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria varias veces al día y, por su pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, necesita el apoyo indispensable y continuo de otra persona o tiene necesidades de apoyo generalizado para su autonomía personal.

 

 

Descarga gratis esta infografía y compártela: